Putin puede estar repensando por qué Rusia está en Siria

 

Partes del mundo están suavizando cautelosamente las restricciones de bloqueo e intentando volver a algún tipo de normalidad, habiendo superado lo peor de la pandemia de coronavirus. Desafortunadamente, en algunas de las regiones más inestables del mundo, el regreso a los días previos a la pandemia se produce con la reanudación de conflictos violentos, porque los cese del fuego a menudo brindan a los beligerantes oportunidades cruciales para descansar, reagruparse, reubicar fuerzas y revisar estrategias.

En Siria, en particular, las escaramuzas se intensificarán inevitablemente cuando Bashar Assad, respaldado por Irán y Rusia, busque derrotar a las fuerzas de oposición respaldadas por Turquía, consolidar el poder y forzar el fin de la guerra que sería favorable a Damasco. Sin embargo, la extraña coalición de Teherán, Moscú y Damasco parece estar desmoronándose.

Durante los últimos cinco años, Rusia ha protegido al régimen de Assad vetando las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU o frenando cualquier intento significativo de intervención armada. A su vez, Siria se convirtió en un campo de pruebas para el armamento ruso, la tecnología y las tácticas de combate.

Moscú desplegó alrededor de 5.000 soldados (similar a la Operación Barkhane de Francia en el Sahel), suministró armas, lanzó ataques aéreos, aumentó su presencia naval y construyó campamentos militares en Siria. La compañía rusa de ingeniería y construcción petrolera Stroytransgaz se ha convertido en un jugador dominante en la industria energética de Siria, asegurando ingresos preciosos para Damasco que es clave para mantener la lealtad en la coalición doméstica que mantiene a Assad en el poder. Esta intervención limitada contrasta con la invasión soviética a gran escala de Afganistán en la década de 1980, que terminó en una humillante derrota y, poco después, el colapso de la Unión Soviética.

Hasta finales del año pasado, Moscú parecía encaminada a asegurar una esquiva victoria geopolítica que habría logrado los objetivos de la «Doctrina Putin» de 2018 de erosionar la influencia estadounidense a nivel mundial y aumentar la capacidad de Moscú para proyectar poder. La doctrina de 2008 hasta ahora solo ha hecho un desastre en Ucrania, provocó una serie de sanciones de la UE e irritó la alianza occidental con medidas contra la OTAN; Esto incluye evitar que Montenegro y el norte de Macedonia se unan e inflamar las tensiones entre la OTAN y uno de sus propios miembros, Turquía.

Sin embargo, la idea de Rusia de «misión cumplida» en Siria ya no es mantener a Assad en el poder, sino allanar el camino para un gobierno legítimo y reconocido internacionalmente. Eso es marcadamente diferente de los objetivos iniciales de Moscú, que eran mantener las estructuras de poder existentes para centrarse en la amenaza planteada por Daesh y otros grupos extremistas. El cambio se puede atribuir a las circunstancias domésticas cambiantes de la pandemia de coronavirus a la caída de los precios del petróleo, lo que da grandes golpes a una economía rusa ya estancada. El mayor factor externo que recientemente ha llevado a las autoridades rusas a hacer declaraciones crípticas sobre Siria es Irán.

La idea de Rusia de «misión cumplida» en Siria ya no es mantener a Assad en el poder, sino allanar el camino para un gobierno legítimo y reconocido internacionalmente.

Hafed Al-Ghwell

Con Daesh derrotado en gran medida y las fuerzas de oposición perdiendo terreno, se está haciendo evidente que Teherán tiene planes para Damasco, y ninguno de ellos involucra a Assad accediendo a los objetivos de Moscú, como la retirada de tropas extranjeras, una nueva constitución y un gobierno de coalición.

A pesar de las afirmaciones de que Irán no tendría reparos en que Assad renunciara, tal escenario es inverosímil dados los fuertes vínculos históricos entre la familia Assad y Teherán que datan de la formación de la República Islámica en 1979. Siria fue la única nación árabe en respaldar a Teherán en la guerra Irán-Iraq y desde entonces se ha convertido en parte de la llamada media luna chiíta, una esfera de influencia que Irán ha tallado desde el este hasta Afganistán hasta el Mediterráneo. Es poco probable que Teherán acepte un resultado que derrocará a Assad o empoderará a sus rivales políticos, ya que pondría en peligro un vínculo vital con el Hezbolá del Líbano, que participa activamente en Siria y ocasionalmente lanza misiles contra Israel.

Además, un beligerante Teherán, que busca frustrar los intereses de Estados Unidos e Israel, ve a Siria como otro campo de batalla en una relación perpetuamente helada, que requiere mantener el status quo, lejos de los ideales de Moscú. Peor aún, a pesar de que la asistencia de Rusia ha sido invaluable, Damasco todavía prefiere seguir sus indicaciones de Teherán.

Existe una creciente comprensión en Moscú de que Rusia ha gastado un importante capital diplomático y militar para lograr lo que equivale a una victoria geopolítica fugaz debido a la influencia política masiva de Teherán y su creciente influencia. Rusia está ahora, de manera inusual, telegrafiando sus maniobras, como para señalar la exasperación de Moscú.

Con ese fin, los operativos rusos han comenzado a realizar encuestas de opinión para medir el apetito de los sirios por que Assad permanezca en el poder, durante y después de cualquier período de transición. Además, los medios rusos no han sido reacios a criticar al régimen de Assad; un punto de venta llegó a sugerir que el hecho de que Damasco no cumpliera con los objetivos de Rusia presagia una repetición de la invasión soviética de Afganistán durante una década, una perspectiva impensable.

Si Moscú tiene la intención de mantener sus lazos con Damasco, a pesar de los crecientes desafíos, el único aplazamiento radica en explotar a la coalición laxa que mantiene a Assad en el poder para presionar al régimen por resultados favorables a los objetivos rusos. Además, las sanciones, el aislamiento, la ausencia de ayuda internacional y la corrupción desenfrenada han reducido las finanzas de Siria, paralizando cualquier plan para los esfuerzos de reconstrucción masiva que el país necesitará después de nueve años de guerra civil. Hasta ahora, solo Rusia se ha comprometido a movilizar tal empresa, siempre que se forme una coalición internacional en torno a ese objetivo.

Sin embargo, sin una constitución y garantías para las fuerzas de oposición o rivales políticos, hay pocas posibilidades de que la mayoría de los países del mundo estén interesados ​​en unirse a dicha coalición si las condiciones estipuladas en la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU no se cumplen satisfactoriamente.

No está claro si la oleada de noticias rusas que critican a Assad, junto con los análisis de los think tanks de Moscú con estrechos vínculos con el Kremlin, será suficiente para recordarle a Damasco que necesita comenzar a cumplir con las demandas del Kremlin o enfrentar una abrupta partida rusa.

  • Hafed Al-Ghwell es becario no residente del Instituto de Política Exterior de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad John Hopkins. También es asesor principal de la consultora económica internacional Maxwell Stamp y de la firma de asesoría de riesgos geopolíticos Oxford Analytica, miembro del Grupo Internacional de Soluciones de Asesoramiento Estratégico en Washington DC y ex asesor del directorio del Grupo del Banco Mundial. Twitter: @HafedAlGhwell

Alto funcionario de defensa: «Irán reduce su presencia en Siria»

El aumento significativo de los ataques aéreos atribuidos a Israel ha llevado a Irán a reducir las fuerzas y disminuir el contrabando de armas por aire

Una motocicleta se quema después de un ataque aéreo en esta captura de pantalla tomada de un video de redes sociales que se dijo que fue tomada en Idlib, Siria, el 16 de julio de 2019 (crédito de la foto: CASCOS BLANCOS / MEDIOS SOCIALES A TRAVÉS DE REUTERS)

Por primera vez desde que Irán ingresó a Siria con miles de soldados y combatientes de la milicia, la República Islámica está reduciendo sus fuerzas y despejándose de las bases en el país devastado por la guerra, dijo el martes una fuente de defensa de alto rango.

Irán ha sido uno de los principales aliados del régimen sirio en la guerra que ha devastado a Siria desde 2011, enviando miles de combatientes de la milicia y equipos al país devastado por la guerra y continúa insistiendo en que está en Siria como invitado de Damasco y solo lo dejaría a petición suya.

Aunque alguna vez fue visto como un activo que era clave para mantener el régimen en el poder, según una fuente principal de defensa, Irán se ha convertido en una carga para el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad, que está pagando precios cada vez más altos debido a su presencia. en su territorio

Israel ha advertido en repetidas ocasiones sobre las ambiciones nucleares de Irán, así como las aspiraciones de hegemonía regional y ha admitido cientos de ataques aéreos como parte de su campaña de «guerra entre guerras» (conocida como MABAM en hebreo) para evitar la transferencia de armas avanzadas a Hezbolá. en el Líbano y el afianzamiento de sus fuerzas en Siria, donde podrían actuar fácilmente contra Israel.

«Estamos decididos, más decididos, y les diré por qué. Para Irán, Siria es una aventura a 1,000 millas de casa, pero para nosotros es la vida», dijo el domingo el ministro de Defensa, Naftali Bennett. «Soldados iraníes que vienen a Siria y actuar allí pone en peligro sus vidas. Están arriesgando sus vidas y pagarán con sus vidas. No nos rendiremos ni permitiremos el establecimiento de una base iraní avanzada en Siria «.

Según un informe de 2018 en Foreign Policy, Irán tiene 11 bases en todo el país, otras nueve bases para sus fuerzas de milicia en el sur de Alepo, Homs y Deir Ezzor, así como otras 15 bases que pertenecen a Hezbollah.

A pesar del brote del coronavirus mortal, a fines de marzo, el Ministro de Defensa de Israel dijo que la campaña de guerra entre guerras del país contra Teherán continuaba. Pero no solo continuó, según publicaciones extranjeras, los ataques aéreos se intensificaron significativamente, tanto en alcance geográfico como en intensidad.

Casi una vez por semana, publicaciones extranjeras informan acerca de ataques aéreos desde los Altos del Golán en la frontera norte de Israel hasta el interior de territorio sirio como también desde Al Bukamal en la frontera iraquí, hasta Alepo en el norte del país, el lunes por la noche, que según los informes iba dirigido al Centro de Estudios e Investigación Científica, del que La inteligencia occidental asegura que Siria, con la ayuda de Irán, está utilizando para el desarrollo de armas químicas.

En los últimos cuatro meses, Israel ha sido acusado de docenas de ataques. Mientras que en el pasado Israel fue acusado de apuntar a convoyes de armas que llegaron a través de Irak, los ataques en los últimos meses apuntan a la infraestructura iraní y su presencia en el terreno.

Los ataques no solo mataron a docenas de agentes iraníes y destruyeron una cantidad inconmensurable de armamento avanzado, en los últimos seis meses Irán también redujo significativamente la cantidad de vuelos de carga a Siria que se utilizan para contrabandear armas al país devastado por la guerra.

«Israel intensificará la presión sobre Irán hasta que salga de Siria», dijo el domingo la fuente principal de defensa,

Según la Política Exterior, Irán gastó más de $ 30 mil millones y perdió más de 2,000 soldados en Siria, tanto de las fuerzas iraníes como de las milicias que Teherán reclutó de todo el Medio Oriente y Asia central.

En febrero, Bennett le dijo a The Jerusalem Post después de años de una campaña constante para eliminar a Irán de Siria, su objetivo era eliminar a la República Islámica del país devastado por la guerra en 12 meses.

«He establecido una meta de que dentro de 12 meses Irán salga de Siria», dijo Bennett a The Jerusalem Post durante una entrevista a principios de esta semana antes de las cuartas elecciones de Israel. «Irán no tiene nada que buscar en Siria, no son vecinos, no tienen motivos para establecerse junto a Israel y retiraremos a Irán de Siria en el futuro cercano».

Durante su mandato como Ministro de Defensa, ha estado trabajando para intensificar los pasos de Israel contra las fuerzas iraníes en Siria con el objetivo de que Teherán retire todas sus tropas de las fronteras del norte de Israel.

Más tarde, ese mismo mes, anunció que Israel había reconocido las señales iniciales de que Irán está recalculando su trayectoria en Siria, dando al Estado judío la oportunidad de pasar de la defensiva a la ofensiva.

Cómo el proyecto sirio de Irán se redujo a la mitad en seis meses

El presidente sirio, Bashar al Assad, visita a las tropas del ejército sirio en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, el 22 de octubre de 2019 (crédito de la foto: SANA / FOLLETO VIA REUTERS)

Se ha convertido en un hecho casi nocturno. Los observadores de las redes sociales sirias esperan las explosiones de los ataques aéreos que probablemente ocurran. Desde pueblos cerca de Deir Ezzor y Albukamal, hasta 500 kilómetros al norte hasta el campo de Alepo y luego 400 kilómetros al sur hasta Damasco, aquellos que observan los cielos de Siria se han acostumbrado al bombardeo aéreo.

La noche del 4 de mayo no fue diferente. Los medios estatales sirios de SANA informaron que sus defensas aéreas enfrentaron un ataque israelí cerca de Alepo antes de la medianoche. Esos detalles fueron recogidos por las redes de medios pro Hezbolá y pro iraníes. Luego, una hora después, surgieron más informes del valle de explosiones del río Eufrates a lo largo de la carretera que va desde Deir Ezzor a Albukamal en la frontera con Irak. Circulaban rumores sobre el objetivo de las milicias respaldadas por Irán. Informes posteriores indicarían que 14 iraníes murieron en los ataques.

El 4 de mayo fue una noche transformadora en dos semanas que ha visto al menos cinco ataques aéreos en Siria. Estos incluyen un ataque aéreo el 20 de abril cerca de Palmyra, un ataque aéreo el 27 de abril en el aeropuerto de Mazzeh en Damasco, el lanzamiento de cohetes cerca de Quneitra el 30 de abril y la explosión de un almacén al sur de Homs el 1 de mayo. Si miramos un poco más atrás, los sirios locales también informaron ataques que destrozaron la base de Imam Ali de Irán el 11 de marzo cerca de Albukamal, un ataque importante contra la base aérea de Shayrat en Homs el 31 de marzo y un ataque aéreo que impactó un vehículo de Hezbollah el 15 de abril cerca de la frontera libanesa. Hubo otros incidentes en Homs el 5 de marzo, el 27 de febrero cerca del Golán y el 9 de enero cerca de Albukamal. Los ataques aéreos han apuntado a Hezbolá, milicias respaldadas por Irán, almacenes donde Irán almacena armas y municiones y bases que Irán y sus aliados usan en Siria.

En resumen: este no ha sido un buen año para Irán en Siria. Sin embargo, los medios de comunicación de Irán desconfían de discutir el alcance total de los golpes con los que se ha golpeado el proyecto de Irán en Siria. En cambio, ha estado impulsando una narrativa diferente: Irán culpa a Estados Unidos por el aumento de los ataques de ISIS en Irak.

Durante la semana pasada, las milicias respaldadas por Irán en Iraq sufrieron bajas a manos de ISIS, que ha explotado la pandemia y la inestabilidad en Iraq para llevar a cabo asaltos. Fars News, Press TV de Irán y sus representantes en Irak culpan a los Estados Unidos por los ataques. Irán también ha estado presionando a los EE. UU. En el Golfo Pérsico, enviando botes para hostigar a la Marina de los EE. UU. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió a Irán el 22 de abril, que Estados Unidos hundiría los barcos. Irán, a su vez, lanzó un satélite militar que, según dice, puede usarse para espiar a sus adversarios, incluidos Estados Unidos e Israel.

Irán busca centrarse en las pérdidas en Siria alardeando de sus nuevos programas de drones, incluidos los misiles antitanque que diseñó copiando, al menos en el exterior, los misiles antitanque israelíes. Irán y su aliado de Hezbolá en el Líbano, han debido cumplir con su propio intento de responder a los ataques. Envió un pequeño avión no tripulado a la frontera el 25 de marzo. Después de que dos miembros de Hezbollah murieron el 27 de febrero y el 5 de abril, y después del ataque aéreo en un vehículo de Hezbollah el 15 de abril, lanzó una operación para sabotear tres partes de la cerca entre Israel y el Líbano. Pero los discursos generales del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, no han dicho nada único sobre Israel en las últimas semanas. Se ha concentrado en una crisis presupuestaria en el Líbano y en la ira por la lista negra de Hezbolá en Alemania. En breve:

El régimen sirio está en una posición aún más difícil que Irán y Hezbolá. Un hombre de negocios clave y primo de Bashar al-Assad se ha convertido en un crítico. Rami Makhlouf lanzó videos durante la última semana criticando al régimen, una rara crítica de una fuente. Mientras tanto, se rumorea en Siria que la defensa aérea suministrada por Rusia no ha evitado los ataques aéreos recientes, y que el régimen debería usar radares chinos en su lugar. Además, hay rumores de una ruptura con Irán. Todo esto socava a Damasco y su posición ya débil.

Entre el verano de 2018 y el otoño de 2019, Damasco pensó que estaba ganando. Había reconquistado el sur de manos de los rebeldes cerca del Golán rápidamente. Había retomado las franjas del norte y Estados Unidos había decidido retirarse. Pero la retirada de los Estados Unidos se estancó y resultó que el intento del régimen de recuperar Idlib en el norte fracasó y casi se convirtió en un conflicto con Turquía.

Irán también había pensado que las cosas podrían mejorar en Siria. En el otoño de 2018, la defensa aérea siria derribó un avión militar ruso en medio de un ataque aéreo israelí. Rusia estaba enojada y Siria tenía sistemas de defensa aérea S-300. Damasco avivó las historias de que Rusia había «evitado» los ataques aéreos israelíes después de eso, y las afirmaciones circulaban en septiembre de 2019 de que » Rusia evita los ataques aéreos israelíes». «Las críticas a Israel vinieron de Moscú en diciembre de 2018 y abril de 2019, y la desinformación obstruyó algunos medios en el Medio Oriente con informes espeluznantes de» aviones Su-35 rusos que lucharon para detener a Israel sobre Siria «en diciembre de 2019.

La historia real fue más compleja con Moscú. En noviembre de 2019, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia reveló detalles sobre presuntos ataques israelíes contra Siria. Estos incluyeron un incidente del 12 de noviembre donde el miembro de la Jihad Islámica Akram Al-Ajouri fue atacado. Otro ataque el 18 de noviembre cerca de Albukamal y el 19 de noviembre cerca de Damasco. Luego, el 20 de noviembre se lanzaron misiles de crucero contra objetivos cerca de Damasco. Rusia también dijo que Israel «habría cruzado el espacio aéreo iraquí y jordano».

La crítica rusa se produjo después de que el Primer Ministro de Iraq también criticara a Israel por presuntos ataques aéreos en septiembre. Los planes de Irán para Irak, como Siria, parecieron deshacerse con el nuevo año. El año pasado, estaba tratando de expulsar a los EE. UU. Con poderes y ataques con cohetes. También envió misiles balísticos a Irak y se alegró cuando el cruce fronterizo en Albukamal y Al Qaim se reabrió a fines de septiembre. Pero Irán sufrió reveses con protestas en Irak y ataques aéreos estadounidenses contra su líder de la Fuerza Quds de IRGC, Qasem Soleimani.

Si se dibuja un arco de cambios desde el otoño de 2019 hasta la primavera de 2020, se han producido rápidos retrocesos para Irán en Irak, Siria y Líbano. Cualquier hegemonía que creía que estaba creando en 2017 y 2019, después de haber enviado milicias a Kirkuk, ayudó al régimen sirio a recuperar tierras y trató de humillar a los EE. UU. En Siria mientras suministraba a Hezbollah municiones guiadas de precisión. Su reemplazo de Soleimani, Esmail Ghaani, ha ofendido a los amigos de Irán en Irak, Assad está perdiendo amigos en casa y Hezbolá ha sido llamado para ayudar en Siria e Irak cuando se acerca a la bancarrota en casa. En las crisis puede haber oportunidades, pero con aparentes contratiempos para Irán también puede haber errores de cálculo.

Los representantes iraníes en Irak culpan a Estados Unidos por los ataques de ISIS

Uno de los comentarios provino de un miembro iraquí del comité de Defensa y Seguridad del parlamento.

Se ve un vehículo QUEMADO durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraquíes y el ISIS en Mosul en 2014. (Crédito de la foto: REUTERS)

 un vehículo QUEMADO durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraquíes y el ISIS en Mosul en 2014.
(crédito de la foto: REUTERS)

 

Milicias y políticos respaldados por Irán en Irak han culpado a los Estados Unidos por los recientes ataques de ISIS . Los mismos grupos y activistas también han exigido que Estados Unidos abandone Iraq. Las fuerzas estadounidenses regresaron a Iraq en 2014 para luchar contra ISIS por invitación del gobierno de Iraq. Sin embargo, a medida que EE. UU. Abandonó varias bases durante el último mes después de que los ataques con cohetes de la milicia respaldados por Irán y los ataques de ISIS aumentaron, las mismas milicias que exigieron que EE. UU. Se marcharan ahora se quejan de que EE. UU. Se fue y que ISIS estaba ganando.

Uno de los comentarios provino de un miembro iraquí del comité de Defensa y Seguridad del parlamento. Afirmó que los recientes ataques masivos del ISIS contra las Unidades de Movilización Popular en la provincia de Salah-a-Din fueron «prueba de cooperación entre el SIS y los que piden que se retire la UGP». Las PMU son un grupo de docenas de brigadas, muchas de ellas formadas por milicias chiítas que están vinculadas con Irán y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. Sus comentarios aluden al hecho de que después de numerosos ataques con cohetes contra bases con fuerzas estadounidenses llevados a cabo por elementos pro iraníes de la UGP, hubo llamados para que la UGP reduzca su papel.

Al mismo tiempo, Qais Khazali, Secretario General de Asaib Ahl al-Haq, una de las milicias más antinorteamericanas que componen la UGP, culpó a Estados Unidos por los ataques de ISIS que tuvieron lugar en la gobernación de Salah-a-Din. Dijo que Estados Unidos estuvo involucrado en una conspiración con ISIS diseñada para impulsar un diálogo estratégico con Bagdad que vería a las fuerzas estadounidenses permanecer en Irak. Harakat Hezbollah al-Nujaba, otra milicia de la UGP que es antiamericana, pro iraní y ha sido sancionada por Washington, afirmó que los retiros de Estados Unidos estaban allanando el camino para que ISIS ingrese a Irak desde Siria. Nujaba afirma que Estados Unidos está involucrado en una conspiración para dividir y desestabilizar a Irak.

La narrativa general en Iraq es así: las voces pro iraníes argumentan que Estados Unidos está involucrado en una conspiración para desestabilizar y dividir a Iraq. Afirman que Estados Unidos no solo alimenta a ISIS, o creó ISIS, sino que también trabaja con políticos iraquíes locales para tratar de dividir la UGP. La PMU fue creada en 2014 después de una fatwa por el destacado clérigo Ayatollah Ali Sistani. Incluye brigadas basadas en antiguas milicias pro iraníes como la Organización Badr, Asaib Ahl al-Haq y Kataib Hezbollah. Estos grupos fueron dirigidos por hombres como Abu Mahdi al-Muhandis, que una vez lucharon junto a Irán en la década de 1980 contra Saddam. Ven a Estados Unidos e Israel como la fuente del mal en la región y se opusieron a la presencia de Estados Unidos en Irak. Como parte de la UGP, sus milicias se convirtieron en paramilitares oficiales del gobierno iraquí. Esto puso a la Coalición anti-ISIS liderada por Estados Unidos en una situación difícil. Estados Unidos ha entrenado al ejército iraquí pero no trabaja con la UGP, que se considera principalmente un proxy iraní que es antiamericano. Sin embargo, tanto la UGP como el ejército iraquí son parte de la estructura de seguridad del estado. La UGP controla grandes franjas de Iraq utilizando puntos de control de seguridad. Como tal, la UGP también juega un papel clave en la lucha contra el ISIS.

En el último año, algunos elementos de la UGP dispararon contra Estados Unidos. Kataib Hezbollah disparó docenas de cohetes contra bases de Irak donde las fuerzas estadounidenses están presentes. Varios estadounidenses murieron y un ataque aéreo estadounidense en enero mató al líder de Kataib Hezbollah y al jefe de la Fuerza Quds del IRGC, Qasem Soleimani. La UGP y sus activistas en el parlamento utilizaron esto como una ocasión para pedir que Estados Unidos abandone Iraq. La Coalición liderada por Estados Unidos está en Irak por invitación del gobierno. Estas voces pro iraníes querían que se retirara la invitación. Sin embargo, Iraq carece de un nuevo primer ministro y su gobierno está en caos. Aprovechando el caos como una oportunidad, Irán envió al nuevo jefe de la Fuerza Quds del IRGC, Esmail Ghaani, y otros funcionarios a Irak para coordinar la presión sobre los Estados Unidos.

Mientras tanto, Estados Unidos decidió retirarse de media docena de áreas en Irak, incluidas las bases clave al sur de Mosul, al norte de Kirkuk, y en la provincia de Anbar y en Nínive. Estados Unidos estaba reposicionando las fuerzas en la base de Camp Taji y Ayn al-Assad para estar bajo nuevas defensas aéreas que Estados Unidos envió a Irak en marzo que podrían defenderse contra los ataques con cohetes pro iraníes y los ataques con misiles balísticos iraníes.

Los representantes pro iraníes deberían haber estado contentos de que EE. UU. Se retirara de las bases, terminando el entrenamiento debido al coronavirus y algunos socios de la Coalición retiraban fuerzas. Sin embargo, esos mismos elementos pro iraníes ahora afirman que los retiros de Estados Unidos crearon un vacío para ISIS. Golpean a los Estados Unidos por quedarse y por irse. Esto se debe a que Irán necesita a sus agentes en Irak para culpar siempre a Estados Unidos. Quieren la presencia de los Estados Unidos como una especie de niño que azota. De esa manera no tienen que ser el elefante en la habitación. La realidad es que son los representantes iraníes en Irak los que son en gran parte responsables de la corrupción y la acumulación de recursos y el traslado de recursos iraquíes a Irán, por lo que la red eléctrica de Iraq apenas funciona e Iraq debe importar todo de Irán. Tener la presencia de los Estados Unidos fue una distracción.

El otro problema para la UGP es que está dividido entre las unidades de núcleo duro que son pro-IRGC y las que están más cerca del liderazgo chiíta iraquí bajo Sistani. No todos ellos juran lealtad al ayatolá de Irán. Cualquier noción de que Estados Unidos pueda discutir el diálogo estratégico con Bagdad amenaza su papel porque la UGP quiere convertirse en el CGRI de Irak y tragarse a Irak lentamente, como lo ha hecho Hezbolá en partes del Líbano. Las protestas en Irak el año pasado desafiaron el papel de la UGP y los recientes anuncios de unidades de UAP alineadas con Sistani parecieron dividir al grupo. Esto dejó a sus activistas con una flecha en su carcaj: culpar a los Estados Unidos por los ataques de ISIS. La propaganda del régimen iraní a menudo culpa a los Estados Unidos de «ayudar al ISIS». De hecho, es el poder aéreo de la Coalición, activo en Iraq, el que ha golpeado a ISIS en las montañas Hamrin y otras áreas. Pero el reciente aumento en los ataques de ISIS y el asesinato de docenas de miembros de la UGP por parte de ISIS lleva a culpar a los EE. UU. Porque no quieren culparse a sí mismos por no poder ocultar a ISIS. Preguntan «quién se beneficia» y afirman que los Estados Unidos se benefician de los ataques de ISIS. Esto se debe a que Estados Unidos ha pedido a los representantes iraníes que detengan los ataques con cohetes en Irak. Como tal, los EE. UU. Son, de alguna manera, vistos como el principal obstáculo para el control total de la UGP sobre Bagdad. Es parte de la batalla regional más grande entre los Estados Unidos e Irán que incluye el Golfo y Siria. Esto se debe a que Estados Unidos ha pedido a los representantes iraníes que detengan los ataques con cohetes en Irak. Como tal, los EE. UU. Son, de alguna manera, vistos como el principal obstáculo para el control total de la UGP sobre Bagdad. Es parte de la batalla regional más grande entre los Estados Unidos e Irán que incluye el Golfo y Siria. Esto se debe a que Estados Unidos ha pedido a los representantes iraníes que detengan los ataques con cohetes en Irak. Como tal, los EE. UU. Son, de alguna manera, vistos como el principal obstáculo para el control total de la UGP sobre Bagdad. Es parte de la batalla regional más grande entre los Estados Unidos e Irán que incluye el Golfo y Siria.

ISIS continúa prosperando en el vacío dejado por las tensiones entre Estados Unidos e Irán en Irak. Tanto Estados Unidos como los grupos pro iraníes quieren luchar contra ISIS principalmente, pero ambos están distraídos por las tensiones entre Estados Unidos e Irán. Los representantes pro-Irán ahora tienen una extensa campaña para desacreditar a los Estados Unidos en Irak. Mientras tanto, otras voces, basadas en algunos medios en el Golfo, también culpan a la UGP y los representantes iraníes por apoyar a ISIS, alegando que la UGP ha permitido que ISIS vuelva a crecer en Anbar y otros lugares. Esto es en gran parte una guerra de propaganda, pero lo que está en juego en Irak es muy alto.

El presidente de Siria, Bashar al Assad, podría haberse quedado sin suerte por fin

La gente camina junto a un cartel que representa al presidente de Siria, Bashar Assad, en Damasco, Siria, 13 de febrero de 2018. (Reuters)

 

Por: KHALED ABOU ZAHR

Algo eclipsado por la pandemia mundial de COVID-19, el juicio de dos hombres acusados ​​de cometer crímenes contra la humanidad en nombre del estado sirio comenzó en Alemania esta semana.

Testigos, víctimas y un desertor militar dieron pruebas sobre las presuntas atrocidades que podrían conducir a acusaciones más amplias. Además, bajo «jurisdicción universal», Alemania está investigando a docenas de otros ex funcionarios sirios acusados ​​de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio. El jueves, Alemania designó a Hezbolá como una organización terrorista y le prohibió realizar cualquier actividad en su territorio. Todo esto llega en un momento desafortunado para Bashar Assad, quien, después de recuperar implacablemente el control de la mayor parte de su territorio, busca revivir su legitimidad internacional.

Sin embargo, el riesgo para Assad de ser directamente implicado o acusado por un tribunal internacional no dependerá de la evidencia de víctimas o testigos, sino de un delicado equilibrio geopolítico; La necesidad de que continúe su papel y su participación en una serie de asuntos del Medio Oriente es su mejor defensa.

Esta ha sido la ecuación de supervivencia para el régimen de Assad desde que uno puede recordar. Incluso antes de la revolución siria en 2011 que condujo al conflicto actual, el régimen baazista siempre ha capitalizado los equilibrios regionales para botín y para asegurar su reinado continuo.

Los equilibrios regionales, por ejemplo, permitieron a Siria invadir el Líbano en 1976 como recompensa por hacer la vista gorda a la toma de Israel de los Altos del Golán y cosechar el botín de la guerra, es decir, las riquezas del Líbano. El estallido de la Guerra del Golfo en 1990 y la postura del régimen sirio contra la invasión de Kuwait por parte de Iraq le proporcionaron un salvavidas en un momento en que estaba bajo una presión extrema.

La ocupación del Líbano duró hasta 2005, cuando las fuerzas sirias fueron expulsadas del país ante la presión internacional masiva tras el asesinato de Rafic Hariri. Sin embargo, la ocupación no terminó por completo. Fue continuado por Hezbollah, el representante de los mullahs de Irán, para diferentes amos y partes interesadas, principalmente sirviendo para mantener un equilibrio entre los intereses iraníes y sirios. Hubo un intercambio de influencia y botín que continuó agotando al estado libanés y ahogándolo en la corrupción, como parte de una agenda iraní más grande. Por eso hoy la gente muere en Trípoli durante las protestas.

Donde Hafez Assad siempre pudo aprovechar su influencia para ser tratado como un socio o aliado de Irán, especialmente durante la guerra Irán-Irak, su hijo Bashar no pudo mantener este estado y Siria ahora es menos socio y más estado vasallo Incluso el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, parece estar por encima de Assad en la estructura de poder entre Irán y Siria.
Sin embargo, la preeminencia iraní ha salvado a Assad muchas veces, especialmente desde 2011. Primero, el presidente estadounidense, Barack Obama, quería acordar un acuerdo nuclear con Irán. Como resultado, Washington no presionó a Assad durante el levantamiento sirio porque, con su fuerte respaldo iraní, podría haberse percibido como una escalada que podría haber descarrilado las negociaciones. Esto permitió que el régimen de Assad trajera a Hezbolá y otros combatientes patrocinados por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) para apoyar a su régimen en la lucha contra la revolución.

La siguiente línea de vida de Assad llegó en forma de lucha contra Daesh. Algunos analistas incluso sugieren que el régimen sirio contribuyó a la creación de Daesh a través de la infiltración de inteligencia. Esto se hizo a propósito, sabiendo que atraería el apoyo internacional para el régimen y ayudaría a construir una narrativa de que no hay otra opción que Assad para combatir el terrorismo, al tiempo que representa a Irán como un contribuyente positivo a la estabilidad en la región.

Sin embargo, a pesar del apoyo del IRGC, el régimen sirio seguía perdiendo batallas y territorios ante las facciones de la oposición siria y otros grupos. Cuando la situación llegó al punto de crisis, Assad recurrió a otro aliado histórico, que se remonta a los días de la Guerra Fría: Rusia.

Es gracias al presidente Vladimir Putin y al ejército ruso que el IRGC y el régimen de Assad comenzaron a recuperar el control de Siria. Esto puso al descubierto la falta de capacidad de Irán para resolver la lucha, junto con la evidente superioridad de las fuerzas rusas en el terreno.

Similar a lo que sucedió en el Líbano después de la retirada de las fuerzas sirias, ahora existe en Siria un equilibrio y un intercambio de poder, esta vez entre Rusia e Irán, con influencia y acuerdos compartidos sobre algunos temas y competencia y conflictos en otros. La relación no es, como muchos lo representan, una alianza completa entre Rusia, Irán y Siria, sino más bien una empresa conjunta o asociación dinámica. En pocas palabras, es probable que Putin y los generales rusos no tengan ganas de compartir mucha influencia o toma de decisiones con el IRGC, especialmente dado que fueron las fuerzas rusas las que salvaron el día.

Assad y sus patrocinadores buscan pasar la página sobre la revolución y comenzar una nueva era para Siria. Sin embargo, parece que Rusia está disgustada con las acciones de Assad. De hecho, los medios de comunicación occidentales han destacado artículos negativos sobre el presidente sirio y su régimen que se publicaron en periódicos cercanos o afiliados al Kremlin, y sugirieron que Moscú no está contento con su falta de voluntad para abrirse a la oposición y crear una nueva estructura política. para gobernar esta nueva Siria, una Siria que espera miles de millones de dólares en proyectos de reconstrucción.

Esto podría ser en parte correcto, pero supongo que la frustración rusa es más el resultado de la renuencia o incapacidad de Assad para reducir la influencia iraní dentro de su círculo íntimo. De hecho, algunos conflictos han aparecido dentro del régimen, especialmente en el lado comercial. Además, a pesar de que los países árabes se vuelven más abiertos al régimen para reequilibrar las relaciones, estos esfuerzos solo darán frutos si se reduce la influencia de Irán.

Por lo tanto, esta reducción de influencia parece reflejar los intereses no solo de Rusia sino de muchos actores internacionales. También converge con los intereses de Israel, que no quiere ver las bases y campamentos de IRGC y Hezbolá en su frontera, y tampoco Turquía, que dejó claro ese punto durante el acuerdo de Idlib.

Sin embargo, después de décadas de servidumbre, ¿es Assad capaz, o incluso está dispuesto, a apoyar los esfuerzos rusos para limitar la influencia iraní en Siria?

Miembros del régimen de Assad están siendo juzgados en Alemania por crímenes contra la humanidad.

Khaled Abou Zahr

El COVID-19 y una inminente recesión global podrían ser una ventaja para él, permitiéndole seguir jugando por tiempo y enfrentar a un lado contra el otro. Sin embargo, ahora también está bajo la creciente presión de Turquía, un miembro de la OTAN que potencialmente puede llegar a un acuerdo más amplio con Rusia y Estados Unidos, especialmente después del acuerdo de Idlib.

Por extraño que parezca, los grandes cambios en el orden geopolítico siempre han tendido a favorecer al régimen de Assad, en una especie de «padrino», como la familia Corleone, y siempre en el último minuto.
Sin embargo, con los miembros de su régimen en juicio en Alemania por crímenes contra la humanidad, y la paciencia de Putin agotándose, Assad podría finalmente no tener suerte esta vez, incluso con la protección de Teherán.

  • Khaled Abou Zahr es el CEO de Eurabia, una empresa de medios y tecnología. También es el editor de Al-Watan Al-Arabi. Twitter: @KhaledAbouZahr

Los miembros de la ‘milicia’ estadounidense guardan similitud con los grupos extremistas del Medio Oriente – análisis

La acusación de que los estadounidenses de inclinación hacia la derecha son similares a las divisiones en el Medio Oriente plantea una discusión necesaria sobre la terminología y los supuestos.

Un vehículo con un letrero pasa durante una manifestación contra la orden del estado de quedarse en casa para ayudar a frenar la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) frente a la corte del condado en Spokane, Washington, EE. UU., 1 de mayo de 2020 ( Crédito de la foto: REUTERS / YOUNG KWAK)
Una protesta en Michigan el 30 de abril donde los estadounidenses armados fueron fotografiados en la Casa del Estado de Michigan ha sido ridiculizada como un ejemplo de » ISIS de vainilla » donde los manifestantes armados estadounidenses se parecen cada vez más a las milicias y grupos terroristas de Medio Oriente. Las imágenes de los manifestantes, en su mayoría hombres, algunos con rifles de estilo AR-15 e incluso con camuflaje y chalecos tácticos, provocaron un debate en Twitter sobre las divisiones en Estados Unidos y cómo puede estar creciendo el extremismo.
Imagen
La comparación de los estadounidenses armados con las milicias de Medio Oriente representa un reconocimiento creciente de que los grupos armados pueden compartir similitudes y también es un intento de cuestionar los estereotipos de cómo son los «terroristas». En gran parte, la discusión involucra la conmoción de que un «grupo militar» armado podría protestar con rifles tan prominentemente en una capital del estado. Numerosos usuarios de las redes sociales usaron el término «ISIS de vainilla» y otros publicaron fotos de los hombres armados junto a fotos de ISIS en 2014. Fotos similares de hombres armados en una protesta en Harrisburg, Pensilvania, el 21 de abril, trajeron comparaciones con los desfiles terroristas o de la milicia en el medio Oriente.
La acusación de que los estadounidenses de tendencia derechista, particularmente los manifestantes armados que forman parte de algunas protestas contra el bloqueo en las últimas semanas en los EE. UU., Son similares a las divisiones en el Medio Oriente plantea una discusión necesaria sobre la terminología y los supuestos.
En Oriente Medio, los militantes armados se dividen en gran medida en dos grupos. Un espectro consiste en grupos islamistas sunitas como Al Qaeda, ISIS, Hayat Tahrir al-Sham y otros más alejados como Boko Haram, Al-Shabab y los talibanes. Estos grupos pueden subdividirse en grupos yihadistas y terroristas más extremos y los que se presentan más como grupos insurgentes locales. Algunos de ellos parecen ser descritos en términos más neutrales dependiendo de quién está hablando de ellos. Por ejemplo , Hamas , que usa el terror en forma de bombardeos de autobuses y luego disparos de cohetes indiscriminados durante años, a veces se presenta como una mera forma de «lucha armada» y un movimiento «social» con un «ala armada».

Otro tipo de milicia de Oriente Medio son los vinculados a Irán, como Hezbolá y el Hashd al-Sha’abi en Irak. Estos grupos son en su mayoría chiitas. Algunos de ellos son aliados nominales en oposición a los aliados religiosos directos de Irán, como la Jihad Islámica Palestina y los Houthis en Yemen.
Estos grupos son en gran medida abiertos sobre su ideología. El lema oficial de los hutíes en Yemen es «muerte a Estados Unidos, muerte a Israel, maldición a los judíos, victoria al Islam». La carta de Hamas incorporó abiertamente elementos de los Protocolos antisemitas de los Ancianos de Sión y las conspiraciones antimasónicas. Sin embargo, el líder de los Houthis escribió un artículo abierto en The Washington Post en 2018 y funcionarios de Hamas como Mousa Abu Marzook fueron entrevistados por The Forward en 2012.
Por lo tanto, la principal diferencia entre las representaciones de grupos terroristas y de milicias en el Medio Oriente y las milicias armadas estadounidenses es que, si bien las fotos de los dos pueden yuxtaponerse fácilmente para crear similitudes, un grupo es ampliamente retratado como más moderado y legítimo. A pesar del genocidio de ISIS contra las minorías, incluida la esclavización sistemática de niños y la violación de mujeres, en 2015 aparecieron artículos en los que se argumentaba que Estados Unidos y otros deberían «negociar con ISIS» y luego «intentar la poesía y la negociación» con el grupo extremista. ISIS podría «dar la vuelta a la mesa» con el Reino Unido, sugirió un político de izquierda. Nadie argumenta que Estados Unidos debería usar la poesía para tratar con las milicias de extrema derecha e invitarlas a la mesa. No se abren en los principales periódicos occidentales. Tampoco se describen como parte de la «izquierda global, «Y» progresivo «la forma en que Hamas y Hezbolá han sido descritos de manera bastante extraña. A pesar de la limpieza étnica de las minorías, un experto occidental en derechos humanos elogió al ISIS en junio de 2014 por «supuestamente intentar no alienar a [la] población local».
La diferencia en las descripciones de grupos como ISIS y las milicias de manifestantes armados con base en los Estados Unidos es muy diferente. Si bien las comparaciones son atractivas porque ambos grupos pueden desfilar con armas, el tratamiento general de dichos grupos es muy diferente tanto por los medios de comunicación como por los encargados de formular políticas. Los grupos armados en el Medio Oriente generalmente obtienen una especie de «asiento en la mesa», ya sea que HTS dirija la mayor parte de la provincia de Idlib en Siria, o que los talibanes reciban invitaciones para discusiones desde Qatar a Moscú y Teherán, o milicias chiítas ser parte del gobierno de Líbano e Irak. En otros casos, estos grupos enfrentan ataques fulminantes de gobiernos, como ISIS en Sinaí. Sin embargo, incluso en esos casos, los comentaristas generalmente representan a ISIS y grupos similares como alimentarse del abandono, la discriminación, la pobreza o la privación de derechos. Al-Shabab y Boko Haram, por ejemplo, ambos fueron retratados de esta manera. Un 2012 abierto en el New York Times afirmó que no había evidencia de que Boko Haram «incluso exista», afirmando que se conjuró como una amenaza para justificar la persecución del gobierno. Un artículo de 2015 en Human Rights Watch afirmó que «las bombas de barril, no ISIS, son la mayor amenaza para los sirios».
El deseo de humanizar y comprender a grupos como ISIS o Al Qaeda, estudiar su poesía y sus decisiones legales, cómo se alimentan del abandono y la radicalización religiosa, no tiene nada en común con los estudios de la extrema derecha en los Estados Unidos o Occidente. Hay poco esfuerzo para estudiar la «poesía» o los fundamentos religiosos de varias «milicias» en los Estados Unidos. Si bien los manifestantes de la milicia armada en los Estados Unidos pueden parecer similares, en fotos y videos, a grupos como Hezbollah o ISIS, la comprensión real de ellos y la discusión sobre ellos no busca entenderlos a través de la misma lente en la que estos grupos son ampliamente entendidos. el medio Oriente.

ISIS está en camino de duplicar sus ataques en Irak y Siria

Con el aumento de las tensiones entre Estados Unidos e Irán y la Coalición liderada por Estados Unidos retirándose de alrededor de seis puestos militares en Irak, ISIS parece estar a la ofensiva.

Se ve un vehículo QUEMADO durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraquíes y el ISIS en Mosul en 2014. (Crédito de la foto: REUTERS)

Un vehículo QUEMADO durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad iraquíes y el ISIS en Mosul en 2014.
(crédito de la foto: REUTERS)

 

ISIS en Irak se está reagrupando y llevando a cabo ataques más sofisticados, como lo ilustran los asaltos a numerosos lugares alrededor de Samarra durante la noche que duró hasta el sábado por la mañana.

Las Unidades de Movilización Popular, un grupo de paramilitares en su mayoría chiítas, dijeron que fueron golpeados por la mayoría de los ataques y sufrieron bajas, alrededor de la ciudad a 120 km. al norte de Bagdad

El desastre comenzó en varias aldeas, incluido un puesto de control en Makishifiya (Mukashifa), según las noticias de Rudaw, con sede en el Kurdistán iraquí. Al menos ocho miembros de una unidad de PMU llamada el regimiento Tigris murieron en la batalla contra ISIS, y otros miembros de la PMU de la brigada de Asaib Ahl al-Haq también se vieron afectados. El ataque fue tan grande que numerosas unidades se apresuraron a llegar a la gobernación de Salahaddin afectada para ayudar a los atacados.

En los últimos días, ISIS ha llevado a cabo ataques en la gobernación de Anbar en Irak. Se produjo un ataque en Jalawla y en Shura, al sur de Mosul, y se dispararon morteros cerca de Rubah el 1 de mayo. ISIS también estuvo activo cerca de Makhmour al oeste de Erbil, cerca de Yathrib, Metebeja, cerca de Tikrit, Baiji y otras áreas. El volumen de actividad de ISIS está claramente aumentando. Parece que el número de ataques de ISIS en abril puede haberse duplicado desde enero, y la actividad de este mes está en camino de representar un aumento dramático desde el otoño de 2019.

Los números no pueden contarnos toda la historia, e ISIS se redujo mucho de su altura en 2015. Sin embargo, un estudio afirma que en enero de este año, ISIS reclamó crédito por 88 ataques, mientras que realizó 151 en abril. Un mapa del ataque, publicado en línea por Aaron Zelin del Instituto de Washington para la Política del Cercano Oriente, muestra el alcance de estos ataques, particularmente al norte de Bagdad.

El punto de referencia del resurgimiento de ISIS no son solo los ataques. También es lo mortales que son y lo complejos que son. ISIS puede disparar morteros a distancia o llevar a cabo ataques de francotiradores, pero su decisión de lanzar un asalto generalizado a los paramilitares durante el fin de semana es un paso hacia una acción más sofisticada.

El otoño pasado, ISIS se vio relativamente disminuido en su actividad. Su líder Abu Bakr al-Baghdadi fue asesinado en una redada estadounidense en Siria, y no aprovechó el caos político y las protestas en Irak para regresar. Sin embargo, con el aumento de las tensiones entre Estados Unidos e Irán y la Coalición liderada por Estados Unidos retirándose de alrededor de seis puestos militares en Irak, ISIS parece estar a la ofensiva. Esto ocurre en medio de las crisis del coronavirus y la disminución de los precios del petróleo, lo que representa un desafío para Iraq.

La Coalición ha dicho que llevó a cabo ataques aéreos en las montañas Hamrin el 29 de abril y que el Reino Unido golpeó a ISIS el 10 de abril cerca de Kirkuk. Australia, Canadá, Francia y Alemania también realizaron misiones de apoyo aéreo para ayudar en la lucha contra ISIS en abril.

La Coalición señala que, luchando junto a Irak y las Fuerzas Democráticas Sirias en Siria, ha ayudado a liberar 110,000 kilómetros cuadrados de ISIS y ha ayudado a liberar a 7.7 millones de personas. La pregunta hoy es si esas ganancias se pueden mantener.

Aunque el Califato ya no existe, el Estado Islámico sigue asesinando: ¿por qué no se habla de ello?

 163

Por : Alberto Rodríguez García

Combatir el terrorismo del Estado Islámico y las causas que lo hacen fuerte ha dejado de ser prioritario. Estados Unidos se enfoca en el quebradero de cabeza que se le ha convertido Irak. Siria concentra la mayor parte de su Ejército en Idlib. Yemen suficiente tiene con sobrevivir a la mayor crisis humanitaria de nuestra época mientras La Coalición (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y sus respectivos aliados yemeníes) se desmorona en el sur. Camerún, Chad y Nigeria pueden permitirse cierto grado de insurgencia mientras solucionan problemas internos mucho más acuciantes. Pero el terrorismo no ha cesado, y aunque el Califato ya no existe, sus fanáticos siguen asesinando. ¿Por qué no se habla de ello? En parte porque su violencia es a mucha menor escala que en el pasado, pero también porque han decidido no atacar ‘Occidente’ hasta que vuelvan a controlar territorio estable.

En apenas una semana, terroristas del Estado Islámico han tiroteado a un miliciano de las YGP en Manbij (Siria), asesinado a dos efectivos de las Unidades de Movilización Popular y herido a otros tres en al-Qaim (Irak), asesinado a dos policías en Kirkuk (Irak), ejecutado a un militar iraquí y atacado un convoy en Ramadi, emboscando a dos soldados iraquíes en Makhmour, ejecutado a un soldado en Chad, herido a varios soldados egipcios con un explosivo improvisado en el Sinaí, asesinado a tiros a un miembro de las fuerzas de seguridad afganas en Nangarhar, atacado a varios soldados en Ngala (Nigeria) y destruido un vehículo militar nigeriano en Buni Yadi con una bomba.

Además de los ataques exitosos que reivindican, las escaramuzas son constantes y, por ejemplo, el pasado 28 de abril, las autoridades iraquíes en Kirkuk abatieron a 3 terroristas suicidas que tenían pensado inmolarse en un edificio de la Inteligencia. A pesar de ser operaciones que podrían considerarse pequeñas, es un desgaste continuo que a veces se ve agravado por matanzas como la del 23 de marzo de 2020, cuando Boko Haram (no confundir con el actual Estado Islámico de África Occidental/ISWAP) asaltó una posición militar en el Lago Chad matando a 92 soldados.

El Estado Islámico ha sabido adaptarse al nuevo contexto como lo hizo al-Qaeda; aprendiendo que si quieren sobrevivir, deben evitar atacar a las potencias que realmente pueden hacerles frente

La situación ha llevado al Gobierno de Siria a reanudar algunas operaciones en el desierto de Homs contra los terroristas, a las fuerzas de seguridad iraquíes a mantenerse alerta en las zonas de mayor actividad terrorista y, sobre todo, a Chad a lanzar la Operación Ira de Bomo; una operación a gran escala junto a otros países del Sahel contra Boko Haram. La operación anunciada por el presidente chadiano Idris Deby ya ha eliminado a un millar de militantes de Boko Haram, conocidos por ser la facción más extrema de todos los grupos que juraran lealtad al Estado Islámico.

Pero esta campaña en Lago Chad no es más que una acción concreta, en un momento concreto, y aunque ha sido una gran muestra de fuerza, no podrá mantenerse mucho más en el tiempo. Es una victoria temporal, porque no se atacan las raíces del problema sino los síntomas. Otros países vecinos como Nigeria, incluso, han decidido adoptar la pasividad como estrategia.

A las operaciones militares no le siguen programas de educación, ni de desarrollo económico, ni de justicia… No se detiene la rueda en ningún momento porque los grupos terroristas no amenazan en ningún momento la posición de las élites. El Estado Islámico ha sabido adaptarse al nuevo contexto como lo hizo al-Qaeda; aprendiendo que si quieren sobrevivir, deben evitar atacar a las potencias que realmente pueden hacerles frente. El nuevo ‘perfil bajo’ que ha adoptado el Estado Islámico hace que, por ejemplo, pasen desapercibidas noticias como la detención en España de uno de sus excombatientes en Siria, hijo a su vez de un terrorista de al-Qaeda responsable del asesinato de 224 personas.

Solo durante el mes de marzo en el Sahel, la zona más afectada ahora mismo por el terrorismo islamista junto a Afganistán, hubo 58 atentados que se cobraron 522 vidas de civiles y militares. Esto convierte marzo en uno de los meses del año con más civiles muertos por ataques terroristas en Mali, Nigeria, Chad y Burkina Faso.

Los efectos globales del COVID-19, la degradación de la economía, el potencial descontento que provocará en la población y la incapacidad de reacción de los gobiernos –carentes de recursos– presentan un 2020 especialmente duro para la población del Sahel. ACNUR alerta de que el hambre acecha la región, amenazando con una crisis catastrófica para un territorio con 3 millones de desplazados por la guerra contra el terrorismo, donde las cosechas se están acabando y dejarán a 19 millones de personas en riesgo de inseguridad alimentaria. Son las condiciones perfectas para una catástrofe humanitaria que grupos como Boko Haram e ISWAP saben explotar a su favor. Burkina Faso, por ejemplo, se encuentra en una situación en la que el coronavirus y sus consecuencias atacan las ciudades mientras el Estado Islámico en África Occidental ataca continuamente en las zonas rurales; sin solución ni vía de escape para la población frente a ambas amenazas.

Los terroristas ya no amenazan ni a los poderosos ni a las potencias, así que han dejado de ser la prioridad. Pero siguen existiendo, siguen matando, y aunque ahora no son una amenaza, se mantienen al acecho

En el corto y medio plazo, el Estado Islámico no va a pasar de una insurgencia. Es muy improbable que logren la instauración de un nuevo califato. Sin embargo, ello no implica su derrota, y es que en las zonas donde los estados no llegan, donde la población se siente abandonada, ya se han infiltrado sus ideas extremistas. Allá donde hay un vacío de poder, seguirán calando las ideas más brutales del grupo terrorista, y aunque no controlen un territorio estable, seguirán teniendo el caldo de cultivo para fanáticos deseosos de matar por unas ideas infames pero que han interiorizado.

Sin califato, el Estado Islámico se ha atomizado, minimizando la amenaza pero aumentando exponencialmente el frente. La batalla no ha terminado, y no lo hará definitivamente hasta que se los combata no solo con las armas, sino también combatiendo el hambre, el tribalismo y construyendo una identidad colectiva entorno al estado y no la fe.

Los terroristas ya no amenazan ni a los poderosos ni a las potencias, así que han dejado de ser la prioridad. Pero siguen existiendo, siguen matando, y aunque ahora no son una amenaza, se mantienen al acecho, esperando el momento en el que ganar adeptos y volver a hacer daño.

Milicias respaldadas por Irán juegan un papel clave en Anbar contra ISIS

Las tensiones y protestas entre Estados Unidos e Irán en Irak, así como otros problemas que conducen a la inestabilidad, han permitido que las células ISIS sigan funcionando.

El combatiente chiíta de las Fuerzas de Movilización Popular (PMF) mira dentro de un vehículo blindado después de liberar la ciudad de Al-Qaim, Iraq (crédito de la foto: REUTERS / STRINGER)

Combatiente chiíta de las Fuerzas de Movilización Popular (PMF) mira dentro de un vehículo blindado después de liberar la ciudad de Al-Qaim, Iraq
(Crédito de la foto: REUTERS / STRINGER)

 

Las Unidades de Movilización Popular (PMU), un grupo paramilitar de las fuerzas de seguridad iraquíes que también tienden a ser pro-iraníes, han seguido desempeñando un papel central en las operaciones en las fronteras de Irak, según los medios iraníes. El fin de semana se realizó una operación para limpiar las células ISIS de la provincia de Anbar en la frontera con Siria. Es la segunda de operaciones similares este mes para despejar áreas fronterizas.

En la operación actual, según Tasnim News, la PMU había enviado su comando de operaciones Anbar en redadas preventivas para atacar las células ISIS. La UAP también continuó las operaciones para encontrar minas y artefactos explosivos improvisados. ISIS ha seguido operando en Irak más de dos años después de que fue derrotado en su mayoría. Con la pandemia de coronavirus y la reducción de las fuerzas de la Coalición liderada por Estados Unidos, existe la preocupación de que ISIS pueda aumentar su posición. Además, las tensiones entre EE. UU. E Irán han provocado ataques aéreos de EE. UU. Contra la PMU después de que unidades dentro de la PMU dispararon cohetes contra las bases donde se encontraban las tropas estadounidenses.

Otro artículo del 10 de abril señaló que la UGP seguía «despejando la frontera iraquí con Jordania y Arabia Saudita». Estos dos artículos ilustran el gran papel que desempeña la UGP, que anteriormente eran milicias chiítas y aún conservan su propia lealtad a varios clérigos y líderes políticos, a lo largo de las fronteras de Irak. La UGP fue criada para luchar contra ISIS y se basa en grupos pro iraníes más antiguos, como la Organización Badr, Harakat Hezbollah, Kataib Hezbollah y Asaib Ahl al-Haq. Algunos de los líderes de estos grupos sirvieron con el IRGC de Irán en la década de 1980 y lucharon contra Saddam Hussein. Otros también lucharon contra Estados Unidos entre 2005 y 2009. Estados Unidos ha sancionado partes de la UGP como grupos terroristas.

Los miembros de Badr del PMU dicen que están vigilando a los Estados Unidos en Anbar. Estados Unidos se retiró de las bases iraquíes, pero la UGP y los medios iraníes difundieron rumores de que Estados Unidos dejó atrás a los «extremistas» cuando se fue. Esto es parte de una narrativa de los medios iraníes que argumenta que Estados Unidos «apoya a ISIS» y que Estados Unidos también entrena a «extremistas» a través de la frontera con Siria. En contraste, los medios de Al-Ain en los Emiratos Árabes Unidos acusan a la UGP de ayudar a los miembros de ISIS al transferirlos desde Siria para atacar áreas en Kirkuk y otras partes de Irak. La historia real es probablemente más compleja. Ni EE. UU. Ni Irán ni la UGP ayudan a ISIS , pero ISIS prospera cuando hay un vacío en el poder. Las tensiones y protestas entre Estados Unidos e Irán en Irak, así como otros problemas que conducen a la inestabilidad, han permitido que las células ISIS sigan funcionando.

 

El mensaje importante que Irán y la UAP están enviando a través de sus operaciones en las fronteras con Siria, Jordania y Arabia Saudita es que van a manejar la frontera y no al ejército iraquí u otras unidades iraquíes. Esto les permite ayudar a Irán a transferir municiones a Siria a través del cruce de Al-Qaim a la base iraní llamada Imam Ali, cerca de Al Bukamal. Los informes de los medios indican que Irán envió misiles balísticos a la UGP en 2018 y 2019. La reducción de la presencia del ejército iraquí y la subcontratación de la seguridad fronteriza y las redadas a la UAP tiene el resultado de permitir que las milicias sectarias corran las fronteras de Irak, en lugar de aspectos más unificadores del ejército iraquí. A pesar de años de entrenamiento del ejército iraquí para llevar a cabo operaciones anti-ISIS, parece que la UGP quiere quedarse con la mayor parte de estas operaciones,

Siria recupera campos petroleros que habían sido tomados por el Estado Islámico ISIS.

Depósito de petróleo en Siria el 1 de noviembre de 2019 [Ömer Yasin Ergin / Agencia Anadolu]

Depósitos de petróleo en Siria el 1 de noviembre de 2019 [Ömer Yasin Ergin / Agencia Anadolu]

El régimen sirio anunció ayer que había recuperado el control de los campos petroleros en Badia después de las batallas con Daesh.

El Ministerio de Petróleo y Recursos Minerales dijo: «Las instalaciones de pozos y petróleo y gas en los campos de Hayyan y Al-Shaer en el campo de la gobernación de Homs se han vuelto a poner en producción después de su recaptura».

“La producción volverá a los campos gradualmente para alcanzar el monto total de la producción anterior. Esta mañana, se volverá a bombear a la red de gas y las plantas de energía ”, dijo la   agencia de noticias SANA citando la declaración del ministerio.

El ministerio anunció el domingo que la situación de seguridad en la región de Badia llevó a la suspensión de varios pozos en los campos de Hayan y Al-Shaer. La red eléctrica se vio afectada como resultado de la pérdida de suministros de gas.

El régimen de Irán, ISIS y otros extremistas explotan el coronavirus para causar estragos

Grupos terroristas en todo el mundo están esperando una apertura debido a la pandemia.

Combatiente de Al-Shabaab en el campo de distribución de alimentos Somalia 31 (R) (crédito de la foto: Feisal Omar / Reuters)
Combatiente de Al-Shabaab en el campo de distribución de alimentos Somalia 31 (R)
Misteriosos hombres armados se embarcaron el martes en un petrolero en las plácidas aguas de la costa de Irán, cerca del Estrecho de Ormuz. El estrecho estratégico está cerca de los Emiratos Árabes Unidos y es donde transitan los petroleros para mover el petróleo del mundo. 

Ningún grupo ‘se atribuyó la responsabilidad’ y los hombres se fueron poco después de tomar el control del buque tanque con bandera de Hong Kong. Irán pudo haber sido responsable del incidente.
El buque era solo uno de los muchos lugares a los que atacaban los grupos que utilizan la distracción de la pandemia para atacar, reclamar, acosar y matar. Las vías fluviales están particularmente en riesgo porque las marinas del mundo están lidiando con la amenaza del virus para las tripulaciones clave, como los portaaviones. 
Los informes indican que el único portaaviones de Francia tiene numerosos casos. El USS Theodore Roosevelt fue enviado a puerto debido a la pandemia. Los submarinos también han tenido que poner en cuarentena a la tripulación.
Grupos terroristas en todo el mundo están esperando una apertura debido a la pandemia. Por ejemplo, Chad está vacilando en apoyo de las operaciones antiterroristas en el Sahel. Canadá está retirando algunas tropas del entrenamiento anti-ISIS en Irak; Las tropas francesas en Irak entregaron un puesto y se van, las tropas españolas también se fueron al igual que las tropas británicas y checas. ISIS se está aprovechando, lanzando más ataques al norte de Bagdad cerca de Kirkuk.
 ISIS también busca aprovechar los problemas en Siria para enfurecer a los partidarios en el campamento de Al-Hawl y las células durmientes cerca de Deir Ezzor.
En Libia, los grupos armados se están volviendo locos con nuevos ataques en medio de la pandemia. Miembros respaldados por Turquía y Qatar del gobierno con sede en Trípoli han aumentado su actividad. 
Además, los Emiratos Árabes Unidos y las fuerzas respaldadas por Arabia Saudita de Khalifa Haftar han aumentado su actividad luchando contra los militantes de Tripoli. En Malí, militantes saquearon una base del ejército durante un ataque a principios de abril, mientras que las fuerzas francesas como parte de la Operación Barkhane llevaron a cabo 83 ataques aéreos en marzo para disuadir los ataques de grupos cada vez más organizados de militantes, yihadistas, ISIS y otros en todo el Sahel.
La región del Sahel incluye países como Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger, todos afectados por grupos extremistas. Nigeria también está luchando contra Boko Haram y en Somalia al-Shabab está activo. Hay un «aumento alarmante de la violencia», según informes en miles de kilómetros de África.
Algunos de los incidentes más mortales han afectado a las fuerzas de Chad, Níger, Nigeria y otras naciones que luchan en el Sahel. La guerra no tiene tregua, solo ha empeorado y se ha vuelto más compleja porque los extremistas explotan las fronteras débiles, los espacios no gobernados y se mueven de un país a otro. 
ISIS también ha atacado a Mozambique en el este de África. Las amenazas fueron desestimadas en 2018 y 2019, pero ahora los yihadistas han capturado aldeas en Cabo Delgado.
Al-Shabab en Somalia también está causando problemas. En enero atacó a las fuerzas estadounidenses, y Estados Unidos llevó a cabo ataques aéreos el 25 de marzo. El 9 de marzo, otros ataques aéreos golpearon al grupo, pero al parecer también mataron a un gobernador en Somalia. Los ataques del grupo han afectado a Kenia y Etiopía también ha llevado a cabo ataques contra Al-Shabab. Como si eso fuera poco, también hubo ataques de grupos armados en el Congo el miércoles. 
Al mismo tiempo, lejos, en Afganistán, ha habido un aumento en los ataques de ISIS, incluido el bombardeo de bases militares y un ataque terrorista contra los sijs en Kabul. También hubo un ataque terrorista en Egipto el martes.
Fuente: Jerusalem Post
Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos