UE: Polonia, Hungría, República Checa violaron la ley de la UE

 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que Polonia, Hungría y la República Checa violaron la ley de la UE cuando se negaron a acoger a los migrantes en virtud del acuerdo de reubicación de septiembre de 2015 de la Unión Europea. Foto de izquierda a derecha: el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, el primer ministro de la República Checa, Andrej Babis, y el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, dan una conferencia de prensa conjunta el 4 de marzo de 2020 en Praga. (Foto de Michal Cizek / AFP a través de Getty Images)

por Judith Bergman

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó que Polonia, Hungría y la República Checa violaron la ley de la UE cuando se negaron a acoger a los migrantes en virtud del acuerdo de reubicación de la Unión Europea en septiembre de 2015. Durante la crisis migratoria de 2015, los líderes de la UE acordaron reubicar a 160,000 migrantes y refugiados en toda la UE, asignando a cada estado miembro de la UE una cuota fija de los campamentos en Italia y Grecia, donde los inmigrantes y refugiados llegaban en cantidades récord. Sin embargo, la República Checa aceptó solo 12 de los 2.000 refugiados asignados, mientras que Hungría y Polonia no aceptaron ninguno.

En 2017, la UE llevó a Hungría, Polonia y la República Checa ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por su negativa a llevar inmigrantes. El 2 de abril de 2020, el TJUE falló contra los tres países. El fallo siguió la recomendación de octubre de 2019 del Abogado General del Tribunal, asesor legal del Tribunal, que dijo que se debe seguir la ley de la UE y que el principio de solidaridad de la UE «a veces implica necesariamente aceptar la distribución de la carga».

En su sentencia, el Tribunal desestimó el argumento de los tres países de que tenían derecho a rechazar el esquema de reubicación debido a preocupaciones por el mantenimiento de la ley y el orden y la salvaguarda de la seguridad interna. El Tribunal acordó que esas preocupaciones constituían razones legítimas para derogar las obligaciones del derecho de la UE [1] . Sin embargo, el Tribunal dictaminó que los Estados miembros de la UE que se nieguen a acoger a los inmigrantes bajo el esquema de reubicación solo podrían hacerlo legítimamente si prueban, «luego de una investigación caso por caso, evidencia consistente, objetiva y específica que proporciona bases para sospechar que el solicitante en cuestión representa un peligro real o potencial «.

Como Polonia, Hungría y la República Checa no habían demostrado ningún peligro específico y concreto para cada uno de los migrantes que se negaron a aceptar bajo el esquema de reubicación, no habían tenido justificación para «suspender la implementación o incluso dejar de implementar sus obligaciones bajo las decisiones de reubicación «.

El fallo de la Corte llega en un momento en que la Unión Europea está experimentando una desunión sin precedentes por el manejo de la pandemia de Covid-19 y solo unas semanas después de los recientes e intensos intentos del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de utilizar migrantes con el fin de chantaje político contra los líderes de la UE. .

El fallo elimina efectivamente la soberanía de los estados miembros de la UE para tomar sus propias decisiones con respecto al mantenimiento del derecho público, el orden y la seguridad nacional en el caso de las políticas de migración de la UE, si esas decisiones entran en conflicto con las obligaciones de la UE. El fallo lo hace estableciendo criterios que son imposibles de cumplir. Una «investigación caso por caso, sobre evidencia consistente, objetiva y específica que proporciona motivos para sospechar que el solicitante en cuestión representa un peligro real o potencial» es inviable hoy en día por las siguientes razones:

La propia Red Europea de Migración de la UE, una «red de expertos de la UE en materia de migración y asilo que trabajan juntos para proporcionar información objetiva y comparable sobre políticas relevantes», que funciona bajo los auspicios de la Comisión Europea, publicó un informe en 2017, «Desafíos y prácticas para establecer la identidad de los nacionales de terceros países en los procedimientos de migración «. Según el informe, que se basó en los aportes de casi todos los estados miembros de la UE:

«En general, los Estados (miembros) observaron un aumento en el número de solicitantes de protección internacional que no pueden proporcionar una prueba de identidad válida … La mayoría de los Estados (miembros) informaron que los solicitantes de protección internacional a menudo no pueden proporcionar viajes oficiales y / o documentos de identidad, e incluso si se proporcionan, otro desafío radica en determinar si son genuinos «.

Dadas estas dificultades documentadas, ¿por qué el Tribunal estableció criterios – «investigación caso por caso, sobre evidencia consistente, objetiva y específica que proporcione motivos para sospechar que el solicitante en cuestión representa un peligro real o potencial» – que son totalmente irrealista?

Además, el fallo de la corte va en contra de la evidencia de que los flujos migratorios hacia Europa sí constituyen un peligro real para la seguridad que ha costado vidas europeas. En su informe de noviembre de 2019 , «Lo que la migración terrorista sobre las fronteras europeas puede enseñar sobre la seguridad fronteriza estadounidense», Todd Bensman, investigador principal de seguridad nacional en el Centro de Estudios de Inmigración, describió hasta qué punto los terroristas disfrazados de migrantes han ingresado en la Unión Europea. cometer ataques terroristas.

De acuerdo con Bensman:

«Entre enero de 2014 y enero de 2018, al menos 104 extremistas islamistas ingresaron a Europa a través de la migración … La mayoría de los 104 terroristas islamistas migrantes – 75 – estaban principalmente afiliados al ISIS, mientras que 13 estaban afiliados a Jabhat al Nusra. De los 104 migrantes implicados en actos terroristas, 29 estuvieron involucrados en 16 ataques completos dentro de Europa entre 2015 y 2018. Estos ataques mataron a 170 personas e hirieron al menos a 878 más, según un análisis de cuentas de medios … Al menos 27 fueron parte de una gran célula de operativos enviados por ISIS a los senderos de migración … De los 65 terroristas migrantes involucrados en ataques completos o frustrados, al menos 40 parecen haber sido desplegados a propósito en los flujos de migrantes hacia Europa, personificando refugiados de guerra, para realizar o apoyar ataques en Europa.ISIS fue responsable de esta operación de infiltración … «

La Corte no sugiere cómo las autoridades nacionales deben distinguir entre los «refugiados de guerra» reales y los terroristas que se hacen pasar por refugiados de guerra, lo que parece curiosamente desinteresado al tratar con la realidad de la migración.

Otro problema con el requisito de la Corte de que los estados miembros deben probar que un migrante constituirá un peligro potencial o presente para el mantenimiento de la ley y el orden es que esto también puede ser imposible, incluso si hay un historial criminal limpio disponible en el momento en que un migrante busca ingresar a un país. La presencia de un gran número de migrantes provenientes principalmente de Medio Oriente y África del Norte ha traído consigo un aumento documentado de crímenes que no solían existir en los países europeos. Uno de esos delitos es la violación en grupo, que ahora está muy extendida en un país como Suecia , que ha acogido a un gran número de migrantes en las últimas décadas, pero que fue literalmente desconocido hasta la década de 1980. Las agresiones sexuales masivas contra mujeres por parte de migrantesEn ciudades europeas como Hamburgo y Colonia, en el Año Nuevo 2015-16, donde se estimó que 2.000 hombres, principalmente migrantes, agredieron sexualmente a 1.200 mujeres, también fue un nuevo tipo de delito. «Hay una relación entre la aparición de este fenómeno y la rápida migración en 2015,» Holger Münch, presidente de la Oficina de la Policía delito federal alemán, dijo en julio el año 2016 sobre los incidentes.

Ninguna cantidad de investigaciones por parte de Hungría, Polonia y la República Checa podría haber predicho posiblemente qué migrantes, entre los más de un millón que ingresaron a Europa durante la crisis migratoria de 2015, participarían en tales crímenes.

El fallo de la Corte no solo contradice los hechos y el sentido común. Envía una señal clara a los regímenes extranjeros, como el del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, de que el envío de migrantes al continente para cualquier propósito, incluso el chantaje político, tendrá éxito, porque las instituciones europeas, como el Tribunal de Justicia de la Unión Europea Union hará todo lo posible para garantizar que incluso los estados miembros más rebeldes de la UE, como Polonia, Hungría y la República Checa, se verán obligados a recibirlos.

Judith Bergman, columnista, abogada y analista política, es miembro distinguido del Instituto Gatestone.


[1] El artículo 72 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea establece explícitamente que las preocupaciones por el mantenimiento de la ley y el orden y la protección de la seguridad interna constituyen razones legítimas para derogar las obligaciones de la UE.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos